jueves, 9 de junio de 2011

EL AMOR DE UNA SIRENA



Ya no hay poesía en mi decir
más allá del epitafio
por el amor de una sirena.

Dos mundos diferentes nos separan
y de nada valen
los besos deseados
ni el fuego que nos quema el corazón.

Ya no me basta verla de lejos
o el eco de su canto
que escucho en la espiral de caracolas.
             
Réquiem por un amor en embrión

sentenciado a ser nonato
que condena de igual modo mi poesía
y merece el epitafio:

¡Qué bien están los muertos en sus nichos!
                       ***

12 comentarios:

María BlancaNieves dijo...

Como poema, extraordinario, con un cierre enorme y muy fuerte. Con respecto al sentimiento con el que fue escrito, desgarrador, trágico, muy triste, al grado de haberme arrancado unas lágrimas. Querido Carlos, tu poema me estremeció y surgió el deseo de abrazarte con toda mi fuerza.
Mis besos.

Narci dijo...

Precioso y profundo poema, Carlos, sin embargo ¿estás seguro de que la sirena es sirena y no mortal?, es posible que esos dos mundos no sean tan distintos, pero eso sí, se requiera el esfuerzo de que alguien atraviese a nado alguna charca o tal vez un lago.

Besos

Terly dijo...

A esa sirena, querido amigo, la he visto como lloraba la ausencia de un amor que buceaba bajo profundos versos.
He visto tu comentario del Puente de Alcántara al que he contestado.
Nos vemos pronto, ya lo deseo.
Un abrazo.

María dijo...

Descubro tu blog y quise venir a bailar el vals de la vida, me encantó tu blog y tu poema, te felicito por tu manera de transmitir, poeta.

Un beso.

Alma dijo...

¡Que bello poema, pero con un final de escalofrio!
Me gustó. Te felicito.

Carlos Serra Ramos dijo...

María... te podría decir que es invención poética, que quizá haya algún lector qye se identifique con el tema, sin embargo, mentiría porque, aunque sabemos que se dramatizan las ideas, ese día algo se desbordó en mi sentimiento.

Beso esas lágrimas, amor y recibo tu abrazo con dulzura.
......................Carlos

María dijo...

No tienes nada nuevo pero te dejo mis saludos.

Un beso.

PD.- Soy María de "Mi pluma de cristal", lo que pasa que cambié la carita azul por mis propios ojos.

Carlos Serra Ramos dijo...

Jajajajaja, Narci, querida Narci, cada vez que leo este comentario me sonrío, más bien río porque, bueno, bien podría ser la sirena una metáfora porque tan imposible sería su amor como si se tratase de un ser real y hubiera un océano de por medio.

Gracias, solete, tus entradas me causan alegría, bien lo sabes, te envío un cariñoso y fraternal abrazo, Narci.
...............Carlos

Carlos Serra Ramos dijo...

Mi amigo Terly, es muy posible que también llorase habida cuenta que su cola de escamas la recluye en un medio difícil de salvar, te lo haré saber si la veo.

Y cómo presumes de tu Extremadura, además, con razón, como tierras del interior de España, a mi juicio es la más completa, y creo poder opinar con conocimiento de causa porque las he recorrido todas.

Un gran abrazo,Juajo, mañna nos vemos. ¡Ah! lleva algunos poemas para declamarlos.
...........Carlos

Carlos Serra Ramos dijo...

Gracias, María, te confieso que me alegro mucho de tu visita ya que he tenido la oportunidad de visitar tu blog y también he quedado gratamente sorprendido, me gusta tu narrativa, bien coordinada, suelta, expresando realidades con la palabra llana. Te aseguro que seguiré tus escritos.
Otro besos para ti, mi nueva amiga.
.................Carlos

Carlos Serra Ramos dijo...

Alma, por más que hago memoria no consigo ubicarte si en Faceebook o algunos de los foros que frecuento, anda, porfa, ayúdame, además. intenté como diez veces dejarte un comentario en tu blog y me fue imposible, nunca me acepta mi identidad.

Gracias por tu tiempo, Alma, te quedo agradecido.
.................Carlos

Carlos Serra Ramos dijo...

Carlos Serra Ramos dijo...
En qué termine de responder editaré un nuevo poema aunque sólo sea por complacerte. Ya me apercibí del cambio, por cierto, bellos ojos, querida amiga.

Vuelo un besos a tus cristales.
...............Carlos

14 de junio de 2011 16:29