sábado, 7 de febrero de 2009

EL AMOR ES OTRA COSA



¿Cómo puedo inculpar a mi inocencia
por fija ensoñación de su hermosura
perdiendo por su beso compostura
al confiscar sus labios sin licencia?

Si en su piel mi caricia es consentida
como fina envoltura que la cubre,
y trémulo su cuerpo, es toda lumbre,
que se curva vibrando complacida...

¿Por qué se niega al sello de mis labios
Si su gemido alienta al desbocado
potro que zarandea enardecida?

Confundido me extraño, y los resabios,
son porque no hay amor, y es condenado,
si sólo por el sexo es desmedida
*
*
Carlos Serra
_________._________




Imágen tomada de la página de Faón
Web de "La Chiquilla

14 comentarios:

Luisa Arellano dijo...

Sensual poema, amigo Carlos, el que nos dejas hoy entre las interrogantes del sexo con amor o sin él.

Dos besos dominicales.

Carlos Serra Ramos dijo...

El amor sin besos se queda muy corto, amiga Luisa, siempre he sido del parecer que prefiero un beso enamorado a un orgasmo.

Besos de a ti de hoy al sábado, amiga Luisa.

Carlos
______________

María (lady) dijo...

Como dice el título de la película -que no he visto- ¿por qué lo llaman amor? cuando quieren decir sexo ...

Saludos de domingo
-que a los besos,
aunque en las mejillas sean, todavía no me atrevo-

Laura Gómez Recas dijo...

Carlos, precioso soneto. El segundo cuarteto es una maravilla... y me quedo corta. Sensual y evocador y perfecto en su musicalidad.
En cuanto al tema, estoy contigo...
Laura

Carlos Serra Ramos dijo...

Gracias, María, por tu lectura y dejar testimonio de ella.

Y es qué, nada tiene que ver lo uno con lo otro. Para hacer el amor lo primero será estar enamorado o sentir una intensa atracción por la otra persona, luego sí, todo lo demás, y sobre todo, procurar la satisfacción de la pareja más que la propia.

Y bueh, como no trato de dar un curso sobre el tema, sólo me resta lanzar al aire un beso y que roce tus mejillas.

Carlos
_______________

Carlos Serra Ramos dijo...

Mi amiga Laura:

Gracias, niña, por tus palabras.

Yo estoy plenamente convencido de que el sentimiento amoroso se entrega y se descubre con el beso, y en esa dulce caricia cupulan las dos almas, que ya sin reservas, despiertan el deseo físico.

Gracias por coincidir en esa opinión. Y claro está, mi beso al aire.

Carlos
__________

CRISTINA GARCÍA BARRETO dijo...

Querido Carlos,

Ataviada por su saya
teñida de arco iris,
y de alba su camisola,
sostenía un armiño
delator de su castidad,
tal bondad que en su cara aflora.

Pero llegó el beso,
despidiendo al armiño
porque nace la pasión
dando al amor predilección.

Ya se sabe que del beso a "eso"
no hay más que una ínfima distancia.

Un beso...Amigo

Carlos Serra Ramos dijo...

Cris:

Querida amiga, gracias por tu entrada y tu tiempo en la composición que me dejas, además, en relación al tema amoroso que enrojece más, si cabe, el color propio de la sangre. Ese armiño...

Un beso, amiga (sin "eso")

Carlos
____________

María (lady) dijo...

Dn. Carlos,
En mi escalera le esperan cosas bellas ... elija Ud. y ¡a lucirlo en la solapa! ... si así lo desea.
Abrazos cariñosos!

Carlos Serra Ramos dijo...

Hola, María, otra vez contigo para agradecerte la "flor" a mi solapa. Pasé a recogerla y luce sí, gracias, amiga.

Un abrazo.

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

¡Pero qué perfecto eres haciendo sonetos, Carlos! Ayyy
En fin, la eterna disyuntiva de "¿por qué le llaman amor cuando quieren decir sexo?
Te queda con tanta suavidad el poema que parece que estás escribiendo una pintura.
Me gustaría visitarte más (y a los otros amigos también), pero mi tiempo es un poco escaso. De todas formas no te perderé de vista.
Un abrazo

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

Amigo Carlos, pero... ¡cómo eres tan perfecto haciendo sonetos? Ayyy.
Bueno pues, ya se sabe, lo de siempre, ¿no? Lo de que "por qué le dicen amor cuando quieren decir sexo". Te queda con tanta suavidad que parece un escritura pintada.
Un besote. Me gustaría entrar más en los blogs, pero no me da para más el tiempo. De todas formas no pienso perderte de vista...
Abrazo

Carlos Serra Ramos dijo...

Ángeles, gracias de nuevo por esta otra visita. Comentarios como el tuyo motivan a seguir escribiendo.

Y a la disyuntiva sobre el sexo y amor, te respondo transcribiendo la página 89 de mi novela "DESPEÑAPERROS":

"...A esta última frase de su amiga, Laura respondió abriendo los ojos desmesuradamente, conocía el desparpajo de su vocabulario y aún así le sorprendió.
–Calla, me asustas; cómo eres, Andrea. ¿Y la moral? El respeto al hombre que te ama y el respeto a una misma ¡qué horror! ¿Es qué no te remuerde la conciencia sentir en tu vientre el amor de Tano, cuando por la tarde era el calor de otro cuerpo el que te embriagaba?
–Y dale con el amor en ese acto. Te lo dije antes y lo repito, poco tiene que ver lo uno con lo otro.
–O sea, como las bestias.
–Mira, según lo veo yo, más o menos. En eso nos diferenciamos poco ¿te has observado en ese acto alguna vez? Se transfigura el semblante, la mirada dulce cuando comienza el juego se torna agresiva; la caricia suave, en manotazos y pellizcos, se estruja la carne, te aprisionan los pechos, clavas las uñas, muerdes, y si no golpeas es porque te retienes. Y en la cúspide del placer sexual, te adueñas de la pareja como si se tratara de tu propio cuerpo, y es seguro que aun se diga; “más, más, más…” ¿Y eso por qué? Pues porque la racionalidad que nos diferencia de los animales se pierde cuando se folla. Así que llevas razón, en eso nos asemejamos."


Por supuesto que su amiga se quedó perpleja, pero creo que Andrea, lleva buena parte de razón.

Un fuerte abrazo, querida. Espero que la leas algún día.

Carlos
_______________

chiquilla dijo...

estimado amigo, mi principe de suenos,donde estas?.
Carlo llego hasta aqui para decearte feliz navidad.
escribeme.
Besos de tu fiel admiradora y amiga cyber....la chiquilla