martes, 19 de julio de 2011

Todo cambia



En gotas de cristal encadenadas
golpea la lluvia contra el suelo
fundiendo su disfraz en otra horma
que cubre la calzada de burbujas
sobre un manto invisible que resbala.


Corriendo calle abajo
será pronto torrente
cascada,
río,
lago.


Todo se altera en su imagen física;
el cielo azul es rojo en el ocaso,
perdieron los colores su pigmento
y son las flores secas
despojos maltratados de aquellas bellas rosas.


La piel se va plegando con el tiempo,
y la carne será flácida armadura.
Se transforma y degrada la materia
que no hay algo que se esfume y quede en nada.

Pero amigo, dime
¿Por qué cambia también el sentimiento,
cuando tanto decía que me amaba?

Cascada que se agota
cuando el fluir del río

disminuye su cauce
*
*
*
.

9 comentarios:

Carlos Serra Ramos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
cielo claro dijo...

Yo te leo los poemas paseando por tu blog, y me dan deseos de hacerles contrapuntos a todos... jaja, no, no puedo, donde iríamos a parar, terminaríamos escribiendo un libro de contraputos tu y yo, pero que inspiras, inspiras de verdad... mira que este poema tiene un broche de oro con sus versos finales, aunque todo él es precioso, que me hizo pensar enseguida en como lo respondería....

Como siempre amigo querido, es un placer pasearme por tus versos, sumo y sigo.

Cariños.

Alma dijo...

Todo cambia, excepto la sonrisa y el corazón del poeta.
Hermosa poesía.
Un besote

Narci dijo...

La respuesta a tu pregunta está en todo el planteamiento anterior. Nosotros cambiamos física y anímicamente, cambian nuestros gustos y nuestras inquietudes, nuestros deseos y nuestras voluntades, somos volubles porque estamos vivos y en continuo cambio.

Besos

María dijo...

Amigo, Carlos:

La vida cambia, todo fluye, todo se transforma, nada permanece quieto, también las personas, no podemos quedarnos estancados, tenemos que seguir avanzando cada día, renaciendo, resurgiendo, floreciendo, igual los sentimientos, como las flores, como el ocaso, como la luz, como la lluvia, nunca puede ser igual, también sale el sol, y viene la noche...

Brillante todo lo que escribes, tus versos cada día son mucho más bellos, más brillantes, tienes una pluma de oro en sentimientos, en tus vuelos, en profundidad.

¡¡¡FELICIDADES!!!

Un beso.

Carlos Serra Ramos dijo...

Mi querida Freya:

Tus cariños son correspondidos en igual medida. Tienes toda la libertad del mundo y mi gozo por esos contrapuntos qué cómo aquellos prendidos en la memoria siguen vivos porque me enfrenté a una de las mejores poetas de todos los foros, fue un placer que hemos de repetir tarde o temprano.

Va mi beso a tu balcón con sabor a nostalgia. Te quiero mucho, Freya, bien lo sabes.
...............Carlos

Carlos Serra Ramos dijo...

Hola, Alma:

Cuánto me gustaría que coincidiendo un viaje tuyo a Barcelona pudieras visitarnos en ZeroArt de Poesía, creo que sabes de nuestros encuentros los últimos viernes de cada mes.Para el próximo posiblemente esté con nosotros Amelia Prieto,todo un honor.
Agradezco mucho tus visitas, Alma, y no lo digo por cortesía querida amiga. Sepas que tienes mi afecto y cuenta conmigo en lo que pueda ofrecerte.
Un fraternal abrazo, Alma.
.....................Carlos

Carlos Serra Ramos dijo...

Sí, Narci, cambia todo en la vida, hasta el mar y las montañas, lo que no deseo que cambie nunca, nunca, es nuestro afecto. Tarde o temprano querida amiga, he de tener el placer de conocerte, sería un placer comprobar tu realidad.

Gracias otra vez por tus visitas, queridísima amiga y seguidora fiel a mis escritos. Te envío un abrazo con todo mi cariño, Narci.

.............Carlos

Carlos Serra Ramos dijo...

Eres el sol, María, enciendes con tus rayos sentimientos que se vuelvan en el afecto que te he tomado en poco tiempo.

Qué te gusten mis escritos me halaga y me inspira a seguir componiendo lo mejor que sepa para no defraudarte nunca.

La vida cambia, claro, con los años lo físico cambia y el sentimiento evolucions, pero ¡Ay, corazón! creo que por desgracia para el espíritu mucho más lento porque nos sentimos con veinte años menos en tanto no nos miremos al espejo que de un golpe nos anula esa pretensión.

Mi beso en tus mejillas porque el último lo dejaste en la ventana. Y un abrazo, amiga mía.
....................Carlos