sábado, 16 de abril de 2011

Viento


Heme aquí:

Ante un café por toda compañía
sentado en la terraza del Casino,
me sumo en desengaños que no duelen
porque sé que los besos se desgastan,
que arrasa la resaca tras la ola
y llega el desamor
cuando el fuego quemó todos los leños.

Más, queda la tristeza
envuelta en los rescoldos
en tanto que no soplen otros vientos
y vuelen las cenizas del olvido.
A fin de cuentas
la vida se desprende sin cesar
bañada en despedidas.

                   *
Se van pasando los días
y los años van pasando
y en las vertientes del tiempo
los sueños se van quedando


                               Carlos Serra
Safe Creative #1104180022599

8 comentarios:

Terly dijo...

Pero nunca, por esa razón, deberemos dejar de seguir soñando, es un deber, una obligación que nos impone la vida para seguir viviendo.
Espero poder encontrarme contigo muy pronto, hasta entonces, recibe un fuerte abrazo.

Candela Martí dijo...

Hermoso, como todo lo que escribes. Después de mucho tiempo, me ha complacido pasar a leerte y dejarte mi afecto.
¡Buena Semana Santa!

Candela

Carlos Serra Ramos dijo...

Hola Terly, a ver si es verdad, querido amigo, en esta ocaión creo que bien compensaremos la asistencia con el encuentro anterior. Ya lo anunciaré en el blog pero te recuerdo que la cita es a las 18:15

Gracias por tu visita, siempre estrenas la pagina de comentarios,

Un fuerte abrazo.

Lucy Martínez Z dijo...

Se van pasando los días
y los años van pasando
y en las vertientes del tiempo
los sueños se van quedando

Me sabe a canto aún cuando el decir es de nostalgias y olvido, de soledad con sabor a café.

Un gusto querido Carlos volver por los caminos de tu magnífica pluma cargadas de gran sentimiento.
Besos mil

María dijo...

Y los días se pasan, y las horas ya no vuelven, ni esos minutos mágicos, ni esas sonrisas que se fueron tras el tiempo, ni esos besos que una vez acariciaron las almas, y algunas veces pueden volver entre sueños, y encender la nostalgia de recuerdos que perviven.

La verdad es que es un placer leerte, te acabo de poner como seguidor en mi lista porque no puedo perderme tus seguimientos de este bellísimo rincón.

No te imaginas cómo me ha encantado esa huella tuya tan preciosa que has dejado con esos versos en mi blog, son para mí un auténtico regalo, estoy realmente agradecida.

Te deseo un feliz día.

Un beso.

Carlos Serra Ramos dijo...

Carámba, Candela, cuanto tiempo es verdad, tampoco yo estoy prestando muchas horas a los bloggers, parece que fuera una moda ya en desuso, con la afluencia a las Redes sociales nos quedamos sin tiempo, aunque por fortuna no es mi caso ya que entro en ellas lo menos que puedo.

Gracias por ese afecto que sé me tienes, y es recíproco, no te quepa duda.

A ver si haces un pequeño esfuerzo y puedes asistir al próximo encuentro, el siguiente es posible que ya no se celebre hasta el último viernes de septiembre.

Un beso, amiga.
..................Carlos

Carlos Serra Ramos dijo...

Lucy, querida, no me faltas nunca amiga mía.

Me gustó esa expresión "soledad con sabor a café" Qué cierto, cuantos nos tomamos para despejar melancolías y soledad. En mí se me hace extraña esa palabra porque casi siempre andé solo por la vida, pero andaba, corría todas los llanos y puertos de la península, todas sus costas y me bañé en todos sus mares. La soledad que tanto importa es la del alma, querida.

No me faltes nunca, Lu, me gusta verte en mis escritos.

Van mis besos entre pétalos de flores.
..............Carlos

Carlos Serra Ramos dijo...

María... mmmm... qué comentario tan halagador, amiga.

Pasa el timpo, sí, y aún sabiéndolo no tenemos plena conciencia de ello y de que no vuelve, qué triste porque llega un día en el que auditas tu vida y reconoces cuántas cosas has perdido, viajes, amores, fiestas... pero ya es tarde. Los sueños no tendrían que quedarse en el camino, tienen que aprovecharse, hazlo amiga si aún te es tiempo.

Muchas gracias por seguirme e intentaré no defraudarte.

Besos tus mejillas.
.................Carlos